Me gustaría escribir una literatura futurista, pero mi presente tiene exceso de un pasado por el cual me dicen en todos lados que debo sentir nostalgia y melancolía.

Nunca he sido bueno para presentarme, creo que es consecuencia de estar a la espera de un “retorno” a otra realidad, como quien despierta de un sueño. Me limitaré a decir que nací, crecí y me reproduje en la ciudad de Querétaro. Donde luego de un nomadismo disciplinar me apropié de un basto terreno teórico y de buen clima conocido como psicología colectiva. Acepto que al principio fue más por agotamiento que por convicción. Hoy su existencia es una referencia para justificar mis palabras antes de cualquier acusatoria disciplinar.
Prácticamente siempre leo y ocasionalmente escribo, pero soy más tímido para mostrar mi trabajo que el gordo con acné y viruela que fui en la secundaria. Me gusta leer a Poe, King, Gaiman, Palahniuk, Ballard, Xavier Velasco, Foster Wallace, Carlos Velázquez y Bibiana Camacho.

A ratos soy ingrato y caigo en provocaciones facilmente, no me gusta levantarme temprano, creo que puedo ver fragmetos del futuro con un método intuitivo, alimento a mi familia secandome la boca al dar clases en la misma universidad donde estudié, siento que corre tinta por mis venas, antes tenía un perro pero se murió y ahora solo tenemos gatos, trato de siempre llevar un monstruo en el bolsillo y un libro bajo el brazo, me gusta ver la televisión, creo en la fuerza, el ka, el ki, el cosmos y la maldad oculta en la Majora´s Mask . Ya por último… en 25 años de jugar The King of Fighters en arcades nunca he tenido la necesidad de elegir a Rugal.