Hay que tener mucha suerte para encontrarse con él, la o les autores que nos respondan las preguntas que van desde lo más simple hasta lo más complejo. Pero hay que estar “on fire” o momentáneamente bendecido para dar con un autor que te genere preguntas a montones y hasta el punto de aventar un libro cuando lo que contiene te está volando la cabeza.