Metáforas de la frontera*

El encanto de los objetos curvos se refleja en la pintura de Humberto Ramírez: ojos, canicas, caderas, cráneos, pezones, nopales, el agujero negro de la calavera… orificios de bala.

Una mesa redonda, un círculo de amigos, la importancia de la rueda para los vehículos tanto terrestres como aéreos e inclusive los marítimos que tienen ruedas conocidas como hélices, los aros olímpicos. La redondez del planeta Tierra es también la redondez que refiere la Historia del Ojo de Georges Bataille por medio de metáforas.

La otra parte es un realismo pictórico que no tiene el encanto afectivo del abdomen embarazado, pues si lo redondo es femenino (y viceversa) la punta es su némesis, como en la relación globo y aguja, ovulo y esperma, o como el cuchillo en sí mismo; ese invento masculino con el cual un hermano mata a otro, instrumento de sacrificio azteca.

Espina de cactácea, clavo, aguijón de alacrán, tenaza, pies en puntas, rifles, chatarra que corta al querer manipularla sin precaución, agave, Chamaerops humilis (palma del desierto)… La violencia está en la bala con su velocidad y punta la cual muestra su terquedad de no detenerse sino hasta que ya no tiene fuerzas para continuar. Una violencia estética en la redondez del orificio de la bala en el nopal, que atrae la mirada en unos ojos vacíos como los de la calavera.          

Por último y como paradoja del gran empleo de color las imágenes de esta serie poseen un aspecto sombrío, mortuorio, no como metáfora de ese encanto ritual por la muerte que se dice encontrar en la cultura mexicana, sino por su condición de devenir que ha tenido la frontera norte del país, iluminada con la luz del final del túnel.

*Texto de sala para la exposición con el mismo nombre que presentó el pintor Humberto Ramírez en Tamaulipas en el 2017.

Puntuación: 4 de 5.