5 actividades al aire libre para alejarte de las redes sociales

Hablar de adicción a las redes sociales parece haber pasado de ser una preocupación de salud pública, a convertirse en tema tabú. ¿Quién osaría lanzar esa primera piedra o poner el dedo sobre la herida?

¡Podrías ser tú! Hoy día nos seguimos preocupando por nuestra imagen, por la apariencia en una fotografía donde nos etiquetaron o la opinión que otros tienen del estilo de vida que llevamos, incluso de nuestra personalidad. Podemos ser algo diferente, podemos ser un ejemplo.
“Desconectarse” no es sencillo, pero visto con frialdad y pesimismo crítico, las redes sociales parecieran tener la convicción de que debemos permanecer en ellas hasta el momento de nuestra muerte. ¿Acaso no hay alternativa? ¿No tenemos la libertad de “marcharnos”, “jubilarse”, “partir”, “retirarse”?

Pienso que sí. Que sigue siendo mi vida y, como Michel Jordan, Xavi Hernández, Q. Tarantino o alguna celebridad en el mundo del espectáculo, puede retirarme. Imaginen que al despertar por la mañana toman su celular y observan el espacio vacío donde hasta hace unas horas estuvo por 5 años el ícono de una App a la que dedicaron de 2 a 6 horas al día hasta que borraron la cuenta con el compromiso personal de no volver, cuando menos en un tiempo.

Los invito a experimentar algo que conozco, esa sensación de… mejor no les arruino lo que el filósofo Jean-Luc Nancy llamó experiencia de libertad.

Pero calma, tampoco se trata de un “todo o nada”, actualmente la mayoría de los equipos ayudan a regular el tiempo que destinamos a las redes y a la tecnología. Si has usado estas funciones, en tu experiencia y conciencia sabes el resultado. Por mi parte te dejo una lista de 5 cosas que he podido hacer (progresivamente) gracias a esta desconexión.

1 y 2.- Observar y narrar

No hay forma de separarlas, pero tampoco necesidad de ello. No importa si estás estudiando o si ya eres un profesionista exitos@, observar y narrar, es algo que todos podemos hacer. Supongamos salir a caminar con un pequeño cuaderno y un bolígrafo o lápiz de grafito. Ver a un par de señoras (unos 60 años) que se saludan emocionadas de coincidir, “ha pasado mucho tiempo” dice una a la otra. El resto… es historia. Puedes crear un cuento corto o una saga de novelas, una viñeta, un dibujo (si tu talento de lo permite), o una canción. Haz la prueba y por supuesto que vale la pena compartir el resultado en las múltiples plataformas de publicación que cada vez toman más fuerza como Inkspired o Inkitt.

3.- Tocar

¿Qué? ¿tocar?
¡Sí! Tocar. Tocar otra cosa que no sea la misma superficie lisa del teclado o la pantalla, tocarlo todo. Comparar texturas con las diversas zonas de tus dedos. Puede tomar tiempo, pero tus manos lograrán cierta “memoria”. Incluso, podrías lamentar las superficies que has dejado en el pasado y que ya no podrás experimentar, porque toda superficie es temporal, como nuestra piel.

4 y 5.- Pensar y hacer

En ese orden. Dos verbos que lo cambian todo, pero que son inaccesibles si solo tenemos ojos para las redes. ¡Anda! vayamos a pensar un rato que hay mucho por hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s