Como un calcetín

Soy como un calcetín huerfanito en el tendedero del patio, zangoloteado por vientos feroces en noviembre del 2020, aferrándose hasta el último momento porque sabe que soltarse le haría caer en la casa del vecino y convertirse en basura.

Lo triste, es que un calcetín solitario en el tendedero del patio es ya una basura y por eso le dejaron ahí. Pero él luchará contra el viento por días, sin descanso, sin sentido.